jueves, 17 de octubre de 2013

Encabado de cuchillo


Este cuchillo marca Chalimex es, para los entendidos, un cuchillo bastante bueno para su precio (alrededor de AR$30 a octubre de 2013), y es muy útil para diversas tareas en la cocina (usos generales, deshuesar) o de camping (filetear). El caso es que viene con un mango de plástico y es muy propenso a quemarse (como en este caso) o romperse, y además entre el mango y el cuchillo entra agua y a la larga comienza a oxidarse, a pesar de ser de acero inoxidable.

 
Conclusión: vale la pena salvarlo y se merece un mango decente.
Al fin y “al cabo”, en un mundo que se maneja con dinero, es injusto que un cuchillo ande sin “un mango”…

Materiales:
- Cuchillo de acero inoxidable sin mango
- Madera de mora amarilla
- Varilla de acero inoxidable de 4mm de diámetro
- Pegamento epoxi de dos componentes
- Mezcla de aceite mineral y cera de abejas

La madera elegida: Mora amarilla
Ya la he utilizado y hablé de sus propiedades en esta otra entrada. En este caso la elegí por su resistencia al agua, su dureza y por su excelente estabilidad.
El color de esta madera cambia con la exposición a la luz. En un par de meses, y dependiendo de la cantidad de luz solar que reciba, el mango puede llegar a tener el color que muestra la siguiente imagen:

Arriba-derecha: color de la mora amarilla recién cortada
Abajo-izquierda: color de la mora amarilla expuesta a la luz (algunos meses)


Después de generar dos planos perpendiculares en la garlopa, utilicé la sierra circular de banco para obtener un listón con el espesor necesario.

Cuarto tronco y listón.
Para aprovechar mejor la madera, sólo retiramos del listón la madera necesaria. Con el cuchillo se busca la mejor porción para realizar el mango, prestando atención al sentido de las vetas y evitando los defectos en la madera.

Así llegó el cuchillo – Óxido en la superficie
Debajo, la madera para hacer el mango (mora amarilla)
No saqué fotos del proceso de limpieza del cuchillo, pero no es complicado: mezclamos bicarbonato de sodio y jugo de limón en un recipiente, lo aplicamos sobre el cuchillo y con una lija al agua fina (grano 400) retiramos todo el óxido presente. Luego enjuagamos y secamos bien.

El cuchillo limpio de óxido y el mango cortado burdamente.
Antes de colocar el mango, se debe terminar la parte frontal del mismo, ya que después de colocado la tarea se dificulta mucho. Decidí hacerlo recto, pero puede tener una inclinación como el mango de plástico original. Con lijar hasta grano 180 es suficiente.

Frente del mango lijado.
Si el cuchillo no tuviese los agujeros para los remaches, conviene pegar las dos partes del mango con pegamento epoxi y luego realizar el agujereado sobre las maderas y el cuchillo al mismo tiempo.
En este caso los agujeros para los remaches ya están realizados en el cuchillo, así que hay que asegurarse que los agujeros que se hagan en la madera coincidan. Hay varias opciones, yo decidí realizar el pegado de las maderas en dos partes.
El pegamento epoxi es resistente al agua y evita que la misma ingrese entre el cuchillo y la madera. También ayuda durante el armado del mango, pero no cumple la función de mantener las maderas en su lugar, esa es tarea de los remaches.

Procedemos a pegar uno de los laterales con pegamento epoxi de dos componentes.
Una vez curado el pegamento, realizamos el agujerado el primer agujereado.

Luego damos vuelta el cuchillo, colocando por debajo la parte de madera sin pegar, y utilizando de guía los agujeros en la primera madera, agujereamos la segunda. Como todos los agujeros deben coincidir, ni bien realizamos el primer agujero colocamos una mecha o varilla para que la madera suelta no se mueva al realizar los otros dos agujeros.

En el agujero del medio puse la varilla de acero inoxidable que usé para hacer los remaches (Metalcom 10cm AR$1).

Pegando la segunda parte del mango, y a su vez, los remaches, todo con pegamento epoxi.
El polietileno evita que el pegamento manche las prensas.
Estamos a mitad de camino. La cinta previene cortes y evita golpes sobre el filo.
Una vez curado el pegamento, comenzamos a darle la forma final al mango. La primera tarea es rebajar los remaches con lima, ya que su dureza puede romper la lija que usaremos después. También se puede utilizar una trincheta o formón para retirar los excesos de pegamento, para evitar que empaste la lija.
Lima sobre los remaches hasta llegar a la madera.
Una vez reducida la amenaza de los remaches, pasamos a la lijadora de banda para desbastar la madera. Lija 60 (de grano grueso), a media velocidad, revisando constantemente nuestros avances. Corroborar simetría y buscar que entre las maderas aparezca el acero.
Lijadora de banda. Cuidado con los dedos, prestar mucha atención.
Prensando el cuchillo entre dos tacos de madera, terminamos el mango con tiras de lija, moviendo la lija como un zapatero lustrando la punta de un zapato. Realizamos esta tarea sobre las cuatro caras del mango, procurando siempre mantener la simetría.
Lijado final con lijas de banda en deshuso, pero que aún sirven.
Después del lijado en seco, procedemos al lijado en húmedo. Aplicamos una mezcla de aceite mineral (vaselina líquida) y cera de abejas y lijamos con fibra multiuso (tipo Scotch-Brite), o sino podemos utilizar una lija al agua de grano 320 o mayor. Se forma un “barro” que retiramos con un trapo o papel de cocina.
Para evitar que cuando el mango se moje se levante la veta y quede áspero, mojamos el mango con agua (retirando el exceso con un trapo seco), esperamos unos 15 minutos a que levante la veta, y volvemos a lijar con la mezcla de aceite y cera.
El mango del cuchillo ya está terminado. Conviene cada tanto repetir la aplicación de aceite y cera para mantener la madera.
Cuchillo terminado.

Quedó lindo, ¿no?
Agrego como ejemplo un trabajo similar que realicé en conjunto con un artesano cuchillero (Original Dogo - Concordia - E.R. - Argentina): yo preparé la madera  para los cabos  con los sobrantes de la realización del plato (segmentos de guayibira y guatambú pegados con cola alifática resistente a la humedad) y él realizó el juego de cubiertos y los encabó (acero inoxidable suizo).
Cubiertos y plato - Maderas de guayibira y guatambú
Detalle de la veta diagonal - Diseño cola de flecha